VIAJAR A MÉXICO! QUÉ ESPERAR AL LLEGAR A CIUDAD DE MÉXICO

Gracias a Camila, co-founder de Stamp Dreams, y al desespero por el encierro a causa de la pandemia que será recordada por todas las generaciones por los siglos de los siglos, decidimos irnos a México de vacaciones para recordar un poco la normalidad antes del COVID.


Luego de muchos contratiempos en la planeación del viaje, como la tortura que fue viajar con Copa Airlines (nunca nunca viajen por aquí y si lo hacen, estén preparados para el peor servicio de atención al cliente) y los cambios a última hora por el cierre de la Ciudad de México durante las fechas que estaríamos allá, finalmente llegó el día!



Yo me considero una “smart traveller” y por lo general mis experiencias en migración y al llegar a un país son felices y tranquilas..bueno! eso NO pasó aquí. Es por esto que creé este post, donde encontrarás las cosas a tener en cuenta para hacer un poco más sencilla y placentera tu llegada a México y si no eres de buenas como yo, estés preparado a lo que podrás encontrar a tu llegada.


1. Polución:


Es verdad que todas las ciudades principales del planeta tienen problemas de contaminación, pero nunca me imaginé que iba a ver el smog desde el avión, media hora antes de aterrizar a Ciudad de México y mucho menos estando aún en zona rural.



Pues bien, México se encuentra en el top 3 de los países más contaminados de América Latina, luego de Chile y Perú, es por esto, que pueda que sientas un olor extraño en la ciudad, en especial si estás en zonas con poca vegetación, como lo es saliendo del aeropuerto.


2. Migración:


Por más raro que parezca, México aún no tiene un sistema computarizado para el control de sus viajeros en la zona de migración. En el avión te entregarán un formato, el cual deberás diligenciar y presentar a tu llegada. Si estás de buenas no te demorarán ni te preguntarán mayor cosa, si no… just let it be!



TIP DE VIAJE: Recuerda guardar el papelito que te dan del formato que diligencias, pues a tu salida del país deberás presentarlo y si no lo tienes te cobrarán una suma de dinero por su reposición.


3. Equipaje:


Si piensas que es una pesadilla la migración en Estados Unidos, bueno… no has ido a México. Si eres fan de “Alerta Aeropuerto” de National Geographic, te vas a sentir protagonista de un capítulo este famoso programa.


Si tu maleta es de tela, o un morral como era mi caso, apenas la recibas en la banda de equipaje, vas a notar que algo no anda bien… y efectivamente, toda tu maleta va a estar al revés. Uno de los controles de seguridad en el aeropuerto de México es la requisa EXAHUSTIVA de las maletas antes de entregarlas. Literalmente sacan todo y lo vuelven a guardar como se les de la gana, sin siquiera tener la decencia de colocar una nota como al menos pasa en Estados Unidos.



Igualmente, antes de salir debes pasar todo tu equipaje por unos rayos X y si ven algo sospechoso… como mis barritas de granola, te van a volver a revolver la maleta. Así que, mi consejo, no pierdas tiempo organizando tu ropa para que no se doble porque te la van a arrugar de todos modos.


4. SimCard:


El aeropuerto de Ciudad de México es relativamente grande y a tu salida, cuando finalmente dices “lo logré, llegué a México”, encontrarás un par de restaurantes, panaderías, y otras tienditas. Si vas a comprar una SimCard, el mejor lugar para hacerlo es en el OXXO del aeropuerto. Te costará unos 200 pesos mexicanos (9 USD aprox.) y te durará 30 días, con minutos ilimitados a México así como redes sociales ilimitadas y 5GB de navegación (importante para google y no perderte durante tu estancia).



5. Terminal de buses:


Si bien hay un terminal de buses en el Aeropuerto, ahí no vas a encontrar buses para todos los destinos. Nosotras íbamos para Veracruz y como podrán deducir, de ahí no salían los buses. Sin embargo, pudimos comprar los boletos ahí.


Si viajas con budget, la mejor opción para llegar al otro terminal de buses (el Terminal Tapo) es tomando el “camión” (aka. Bus) rojo. Para esto solo debes preguntar por cual puerta es la parada del camión rojo, que queda literal cruzando la puerta de salida y esperar a que pase el bus. Para subir, deberás comprar una tarjeta en la maquinita naranja que hay y cargarle lo correspondiente al pasaje.



Este bus nos pareció lo máximo, pues es casi que de puerta a puerta. Además, es super económico y no hay riesgo que te pierdas. Nosotras estuvimos de buenas y éramos prácticamente las únicas en él, por lo que no tuvimos problema acomodando las maletas ni nada.


Espero que estos tips les haya servido, y bienvenidos a México, cuates!

Leave a comment